martes, 19 de junio de 2018

IGLESIA DE JAQUI - CARAVELI

JAQUI  |  Familia Huayta en atrio de Iglesia de Jaqui (2017)

sábado, 19 de mayo de 2018

BILLARISTAS DE SALUD EN ANIVERSARIO



En refrescante tarde-noche deportiva del viernes último, servidores de salud disputaron reñidos encuentros de billar donde se coronó campeón en este año el compañero Patrocinio Cantoral quien en la final difícilmente pudo imponerse al compañero Abel Elías. Estas y otras actividades se vienen desarrollando en el marco del 45 aniversario del Hospital Ricardo Cruzado Rivarola. Este domingo 20 esta descontada la participación se los servidores del “Richie” en los actos litúrgicos primeramente y luego en el desfile por el aniversario de nuestro querido Hospital…

DESCANZA EN PAZ COMPAÑERO PELAGIO ORTIZ


Fue él quien nos recibió allá por mayo de los 80’s, en su servicio de Lavandería. Estaba solo ya que su otro compañero había salido de vacaciones y entonces el jefe de mantenimiento me asignó a ese servicio por un mes. Pero la amistad y compañerismo empezó allí. Gustaba de contar historias de cuando trabajaba aún joven en lo que era el viejo Hospital Sagrado Corazón de Jesús hoy sede de la Beneficencia Publica de Nasca. Hombre sencillo honesto y trabajador. Fue de los que iniciaron el funcionamiento de nuestro hoy Hospital Ricardo Cruzado Rivarola. Hay que trabajar, me decía. Tengo una chacrita y ahí tengo mis animalitos… Ayer se nos fue. Descanza en paz compañero…

lunes, 14 de mayo de 2018

RESEÑA HISTÓRICA DEL HOSPITAL CRUZADO RIVAROLA DE NAZCA (editado)


A inicios del siglo XX la atención de la salud en Nazca se daba a través de hospicios. Funcionaba uno de estos en la ex cárcel situada en la calle Lima (ex cárcel, actualmente mercado informal), que estaba a cargo de monjes de la Congregación Religiosa de la Orden Franciscana quienes con gran dedicación atendían a pacientes indigentes y menesterosos en este monasterio.

Posteriormente, en los años 30 este hospicio pasó a cargo de la Beneficencia Pública de Nazca que por esa época funcionaba en la Calle Tacna, frente a la Plaza de Armas, actual Beneficencia Pública, siendo su Director el Dr. Manuel Matienzo Pardo y teniendo como administradores sucesivamente a la Señora Ángela Valdez, a la Obstetriz Gladys Calle Montoya y a la Sra. Adriana Matta García.

El Dr. Manuel Matienzo Pardo, durante mas de 20 años había venido atendiendo solitariamente a la comunidad nazqueña hasta la década de los años 50, y posteriormente llega el Dr. Manuel Valle Molina en 1951, el Dr. Pedro Sáenz en 1952 y el Dr. Ricardo Cruzado Rivarola el 5 de Mayo de 1953 como Medico Titular y Jefe del Servicio de Emergencia.

Por los años 60 a iniciativa del Dr. Manuel Matienzo Pardo y en unión de las autoridades locales y personas notables, siendo el Alcalde don Nicolás Roncagliolo Aste y Subprefecto el Sr. Carlos Unzueta Chinarro, se solicitó ante el gobierno de turno del Arquitecto Fernando Belaunde Terry una partida presupuestal para la construcción de un Hospital de 50 camas. El referido presupuesto se aprobó, pero sin justificación alguna se dividió en dos partes, y se destinó para la construcción de dos Hospitales, uno en la Provincia de Nazca y otro en la hermana provincia de Palpa cada uno con 25 camas.

El terreno de lo que hoy es el Hospital de Nazca, fue donado por el Dr. Aníbal Canales Geldres, y está ubicado en la calle Callao S/n cuarta cuadra, teniendo un área total de 8,176.66 M2 y el año de inicio de la construcción fue en 1968 y el área inicial de 3,680 M2. El Hospital entra en funcionamiento el 20 de mayo de 1973, durante el Gobierno Militar del General Juan Velasco Alvarado siendo su primer director el Dr. Rodolfo Gonzáles Díaz y el Ministro de Salud el Dr. Luis Urteaga Ballón quien vino a inaugurarlo. (El Dr. Urteaga Medico Patólogo antes de ocupar el cargo de ministro fue jefe del Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Dos de Mayo, y después presidente de la Beneficencia Pública de Lima).

Posteriormente el 10 de noviembre de 1994 se inauguró el segundo pabellón de hospitalización, para 35 camas y luego en el año 2002 entró en funcionamiento un ambiente para seis consultorios externos construido por el CTAR Ica, siendo el Director Regional de Salud el Dr. Héctor Montalvo Montoya y Director de la UTES Nazca el Dr. Víctor Medina Angulo totalizando un área construida de 6,676.66 M2, contando a la fecha con 15 ambientes para consultorio externo, dos pabellones con un total de 60 camas para hospitalización y 10 oficinas administrativas.

En el año 2004 se construyó el servicio de emergencia, financiado por el Gobierno Regional de Ica, obra inaugurada en noviembre del mismo año, siendo Presidente Regional el señor Vicente Tello Céspedes y Consejero Regional por Nazca, Dr. Javier Carrasco Aguilar.

La Plana de Trabajadores que iniciaron las labores fueron:
Dr. Rodolfo Gonzáles Díaz – Director
Dr. Víctor Manuel Valle Molina – Medico
Dr. Ricardo Cruzado Rivarola – Medico
Dr. Moisés Anicama Reyes – Medico
Enf. Consuelo Camacho Camacho – Enfermera
Enf. Violeta Medina Bourget – Enfermera
Obst. Ana Rojas – Obstetriz
Dr. Julio Coronel Rodríguez - Cirujano Dentista
Dina Seminario Torres - Técnico en Radiología
Alicia Hernández Castillo - Técnico de Enfermería
Luz Muñoz Salazar - Técnico de Enfermería
Thalia Eiva Robles Calle - Técnico de Enfermería
Gumercinda Hernández Bolívar - Técnico de Enfermería
Sabino Rojas Padilla - Técnico en Saneamiento Ambiental
Apodalirio Hernández Gómez - Técnico en Estadística
Eloísa Juárez – Secretaria
Adriana Matta García - Técnico Administrativo
Humberto Osores Castillo - Técnico Administrativo
Tomas Hernández Elías - Técnico Contable
Jesús Rojas Flores – Contador

PERSONAL DE SERVICIO
- Federico Calle Ormeño
- Hipólito Contreras Bullaje
- Pelagio Ortiz Cantoral

PERSONAL DE COCINA:
- Alicia Medina Guerrero
- Alejandro Mañuico Carrión
- Dina Espinoza Molina

DIRECTORES
01.- Dr. Rodolfo Gonzáles Díaz 1973 -1975
02.- Dr. Ricardo Cruzado Rivarola 1975 -1985
03.- Dr. Genaro Laynez Chauca 1985 -1986
04.- Dr. Moisés Anicama Reyes 1986 -1990
05.- Dr. Héctor Montalvo Montoya 1990 -1992
06.- Dra. Gladys Elena Coronel Calle 1992 – 1992
07.- Dr. Fermín Cáceres Bellido 1992 -1996
08.- Dr. Luis Ramos Cabrera 1996 -1997
09.- Dr. Javier Vargas Gómez 1997 -1998
10.- Dr. Luis Ramos Cabrera 1998 -1999
11.- Dra. Dora Canales Guillén 1999 – 2000
12.- Dr. Ignacio Reyes Díaz 2000 – 2001
13.- Dr. Víctor Eliborio Medina Angulo 2001- 2002
14.- Dr. Marco Lovera Chauca 2002 – 2003
15.- Dr. Sime Martínez López 2003-2004
16.- Dr. Edwin Vargas Salazar 2004 – 2005
17.- Dra. Elem Córdova Molina 2005 – 2005
18.- Dr. Enrique Atahua Bustillos 2005 – 2006
19.- Dr. Pedro Iván Torres Obando 2007 – 2010
20.- Dr. Gary Collazos Garayar 2010 – 2010
21.- Dr. Rafael Salazar Egusquiza 2010 – 2011
22.- Dra. Ennis Rosa Córdova Salazar 2011
23.- Dr. Enrique Omar Pérez Unzueta MAY2011 – ENE2012
24.- Dr. Pedro Ivan Torres Obando FEB2012 – MAR2013
25.- Dr. Jesús Fernando Hurtado Orellana ABR2013 – ENE2015
26.- Dr. Juan José Aguado Saavedra FEB2015 – MAY2017
27.- Dra. Ana Carolina Pardo Alejo JUN2017 – DIC2017
28.- Dr. Roberto Alejandro Estrada Rodríguez ENE2018 - …

DENOMINACIONES
- Centro Sanitario Departamental de Ica, año 1939
- Área de Salud de Ica
- Unidad de Salud de Palpa Nazca, año 1948
- Jefatura Zonal de Salud del Sur Medio, año 1970
- Área Hospitalaria Ica Palpa Nazca, año 1975
- Hospital General –Centro de Salud
- Hospital Local de Nazca
- Establecimiento de Salud N°3
- Hospital de Apoyo Nazca
- Unidad Territorial de Salud Nazca – Palpa
- Unidad Ejecutora 402 Salud Palpa – Nazca

domingo, 13 de mayo de 2018

Aunque no tengas tu FEI


Desde joven labraste el futuro de tus hijos; acumulando poco a poco esos hilos de plata te  cubriste de sabiduría. Hoy, cada arruga tuya es una indesmayable lucha por la vida. Cada arruga tuya es un constante pensar en el futuro de tus hijos. Cada arruga tuya, es, es…Es todo…
Por eso y por todo te queremos ¡¡¡Mamá!!!

lunes, 7 de mayo de 2018

A LA DRA. ENNIS


Siempre, en algún momento de nuestras vidas hemos tenido esa poco agradable sensación de decir adiós y despedir a un compañero, a un amigo. Por eso, nos es difícil asimilar que ya no estaremos juntos en nuestros turnos de trabajo. Hemos pasado muchos años juntos en este nuestro querido Hospital. Se viven muchas situaciones y se aprende a trabajar en equipo. Trabajar juntos ha sido una grata experiencia. Gracias por tratarnos bien y darnos siempre tu consejo. Hasta siempre compañera…


viernes, 13 de abril de 2018

SIEMPRE JUNTOS HERMANITO

Alianza ganó te dije... y asentiste con la cabeza. Eres de Alianza, pregunté... y nuevamente con un movimiento de un lado a otro me dijiste que sí. Tu eres fuerte y tienes que ponerte bien para la próxima semana ir a Sacota... te dije al oído. Y una casi imperceptible sonrisa se dibujó en tus labios. Una lágrima curiosa tentó escapar de mis ojos recordando aquellos años en que con tu sombrero y pantalón de vaquero, tu camisa a cuadros montado sobre el noble corcel, ibas detrás de tu ganado. Siempre juntos hermanito, siempre... te dije y me apretaste fuerte la mano. No pude más...

jueves, 15 de marzo de 2018

CARNAVALES EN SANTA ROSA 1961


CARNAVALES EN SANTA ROSA
Murucututo huañurcca
Celestinapa puncumpi
Chaytaraj huischuy nihuarcca
puricunaypas cachcaptiy
paseacunaypas cachcaptiy
… coreaba la tropa de danzantes que trotaba alrededor del “estadio” todos ataviados con plumas de cóndor, la espalda cubierta con pieles del atocc andino y en todo el cuerpo cruzado a la bandolera llevaban su infaltable lazo. Ya hacía rato que el “cañazo” había hecho efecto y por cada lado la gente se agarraba a trompadas. Bueno, en realidad intentaban zanjar diferencias a puño limpio, pero el trago podía más y los llevaba al suelo. Mientras tanto, los representativos de San Luis, Santa Rosa y Filomena esperaban que el juez limpiara el campo de tanto gentío. Mientras, papa Florencio con su vestimenta deportiva junto a sus compañeros, Chiara, Choccechanca, Zarate y otros que representaban a San Luis, esperaban el inicio del triangular. En tanto mamá Juana, junto a las esposas de los de San Luis hacían barra desde un lado del campo. A mis cinco años eso es lo que vi. Del partido no recuerdo nada, pero si el retorno a casa, papá un tanto mareadito iba adelante, mamá Juana cargando a Gloria aun bebe lo seguía. Sonia, yo y Reynaldo más atrás pateando piedras no perdíamos el paso. Inicialmente se hizo una noche muy oscura casi impenetrable, poco a poco nuestros ojos se fueron acostumbrando a la oscuridad y ahora si podíamos ver un poco más claro. Mas tarde, la luna brillaba y junto a las estrellas nos ayudaron a llegar a casa en poco mas de tres horas que hicimos los casi cinco kilómetros que hay de Santa Rosa a San Luis.
Por esos cerros que hoy están plenos de mineros, existen hasta hoy las huellas del pasado. Por allí caminaron los Huayta. En San Luis viví una parte de mi vida en una casita de calamina, junto a mis hermanos Sonia, Reynaldo y Gloria, éramos tan felices, no faltaba nada. Hasta que la mina cerró. Esto es lo que recuerdo, sobre todo, esta tonadita que siempre está en mi mente y soñando despierto recreo vivencias de los años 1961 allá por los cerros de San Luis, Santa Rosa y Filomena.  

domingo, 15 de octubre de 2017

LA CASA DE DON ANDRÉS

SACOTA | Haciendo zoom con nuestra cámara desde lo que fue la casa del abuelo, podemos apreciar en la banda cruzando el río, lo que queda del hogar de don Andrés Yucra quien con su esposa doña Nati fueron compadres de mis abuelos Nicanor y Melania. Aún recuerdo a sus hijos mayores Hilaria quien casó con el primo Fernando Ramírez, Aurelio, Mercedes y Bartolomé. Era aún niño cuando estuve por allí pasteando el ganado en algún rastrojo, cuidando que no hicieran daño el maizal que estaba al otro lado de la cerca. Ya de tarde volviendo a casa con las reses, me entretenía en el río cazando camarones. Alguna que otra vez acompañe al abuelo hasta la casa de don Andrés, salían de la casa y caminaban hacia la chacrita que está delante, intercambiaban algunas plantas de camote y algunas semillas y sentados al borde de la acequia, se tomaban su cuartito de cañazo majes que el abuelo había llevado en su costalillo. Tiempos aquellos.

sábado, 8 de abril de 2017

EX COMPAÑEROS DEL HOSPITAL

Ayer nos visitaron excompañeros del Hospital. Fueron los pioneros cuando en 1973 el Hospital de Nasca entraba en funciones. hacia muchísimo tiempo que no los veíamos. Como olvidar a don Gilberto Sakiray Huaymacare, a don Enrique Campos Gutiérrez. Ellos, con Carlos Kaneko, Pablo Huaman y otros que se reasignaron a Ica, así como los que aún nos acompañan, nos recibieron cuando en 1980 nos unimos a esa gran familia de salud. Historias y/o anécdotas hay muchas. Ya va llegando el tiempo de ir registrándolas. Pero también creo que ya va llegando el tiempo de hacerles un merecido homenaje a esa primera promoción antes de que el tiempo nos los vaya quitando, digo, es un decir, a ver que dice nuestro licenciado...

miércoles, 22 de marzo de 2017

DESCANSA EN PAZ JESUSIN...

Ya no lo oiremos cantar, pero su voz seguirá sonando fuerte en cada vehículo de cual chofercito carretero recorre nuestras serranías, tu voz seguirá meciéndose como el viento por las cumbres de los andes, por las aldeas que pueblan nuestras minas. Tu voz estará siempre en cada reunión o fiesta de todo ayacuchano que se respete, y todos juntos tomándose un traguito dirán ¡No te vayas Jesusin!, pero Jesusin ya habrá partido al llamado del Padre porque allá por los cielos también saben de música y se llevan al mejor. Quedan desconsolados tu mujer, tus hijos tu madre, tus hermanos, tus compañeros del arte y todos los que en verdad te quieren, pero con la tranquilidad de que estarás siempre presente en nuestros corazones. Descansa en paz hermano…!!!     

miércoles, 25 de enero de 2017

CHAU CHEQCHERUNTU...

Si, hasta ayer martes, como siempre, diligente y presto a cumplir tu trabajo, como solo tú sabes hacerlo. Le entregaste más de 38 años de tu vida a tu Hospital. Pero feliz o lamentablemente, no hay plazo que no se cumpla. Hoy celebras tus 70 y te vas. Te vas porque ese monstro que se llama Estado, al que has servido durante tantos años ha determinado tu partida.
Te vas en silencio y ni siquiera te han dicho: ...gracias. Pero no importa, llévate el reconocimiento de tus compañeros, de tu gente, de tus pacientes, de tus paisanos. Aquellos a los que en medio de su dolor hacías sonreír con una broma en tu runasimi. Si, ellos te van a extrañar, van a preguntar por ti. "El Maxicha señor, donde estará. Cuando viene?, preguntarán. Y el Maxicha estará seguramente bajo el cielo azul de su Puquio querido, sacándole un huaynito a su vieja guitarra.
Hasta siempre compañero. Chau cheqcheruntu…!!!

jueves, 22 de septiembre de 2016

EL CAPITAN FERNANDO

El primo Fernando Ramírez Gutiérrez. Años sin verlo. Recuerdo que era el más entusiasta armando el equipo de futbol que representaría a Sacota frente a los combinados de Palca y San Luis de La Planta allá por los '60s. No por algo el tío Miguel lo había designado como el “capitán”. Para esto, el tío había traído de Lima un juego completo de chompas, pantalones, botines y medias deportivas. Y el primero que se la probó fue Fernando, camiseta roja encarnada como la sangre que recorre por las venas de cual cholo bravío, con franja blanca nívea como la nube que corona los andes, tal cual la selección peruana, en el pecho la tía Ube le había colocado las letras CDS “Club Defensor Sacota”. Linda época, cuando Sacota estaba en su apogeo. El cumpleaños de la abuela era el 31 de diciembre y para ello llegaban todos los tíos, tías con ellos los primos y demás familiares. La fiesta empezaba desde el 22 de diciembre y no terminaba sino hasta el 06 de enero del año siguiente. Para ello, no había mejor forma de agasajar a la abuela que brindándole el trofeo ganado en torneo relámpago de futbol. Tenemos que asegurar el partido murmuraba el primo, la tarde anterior a los encuentros nos reunió y nos dijo con viva voz ¡vamos a entrenar!. Y nos fuimos a “entrenar”. El “estadio” estaba en una ladera, casi a la falda del cerro. Cuando la pelota salía por la banda de occidente, los recogebolas teníamos que correr como doscientos metros para recogerlas"Tú, Diego por la punta derecha, Maxi atrás en la defensa yo al medio para apoyo”. Esa era la columna vertebral del equipo que luego fue completando con los hermanos Salvador y Felipe Treviño, Florencio Amau que más que peón fue como un hermano mayor y otros jóvenes vecinos de Sacota. No había que sobornar al árbitro para asegurar el triunfo, íbamos mas arriba, a la pachamama. La madre tierra nos daría el triunfo. Después de la pichanga, hicimos hoyos en ambos arcos y luego unos cuantos rezos, enterramos una bolsita de coca con un “cuarto de trago” y respectiva cajetilla de cigarros "inca". Ya oscureciendo la tarde volvíamos a casa, donde las tías habían preparado una suculenta “lawa” a base de “pito” que no era sino trigo tostado y molido con su respectiva “canca” carne deshidratada de alguna res que el abuelo había beneficiado. Bien cenado y bien cansado me fui a descansar. Estaba profundamente dormido cuando el estruendo de tres camaretazos me hizo saltar de mi tarima, el eco del estruendo se repetía en cada cerro y alcanzaba a varias leguas de distancia. Eran las doce de la noche y papá Florencio había esperado este momento para dar inicio a la serenata a la abuela Mela. El tío Miguel Gutiérrez con su violín y el tío Julio Muñoa -esposo de la tía Sebastiana- con su guitarra armaban tremenda fiesta. Al amanecer, prácticamente todos habían sucumbido al sueño. Y el partido, quien ganó?. Esa es historia para otro capítulo....

domingo, 4 de septiembre de 2016

SACOTA

Sacota (vista desde la banda)
SACOTA.- Ubicada a la rivera del río Yauca o Sangarara, a 60 Km desde Yauca en la provincia de Caravelí, a 800msnm, de clima cálido propicio para el desarrollo de la ganadería y la agricultura. Recuerdo la abundancia de higos, tunas, granadas, manzanas, membrillos, plátanos y otras frutas. Tierra generosa que nos daba a manos llenas el maíz, la papa y el camote en todas sus variedades, trigo, habas, pallares, zapallitos italianos, zapallo macre, zanahoria, cebolla y ajos, coles, coliflor y todas las verduras. Los campos se vestían de verdes alfalfares y las reses pastaban contentas para darnos al día siguiente su sabrosa y fresca leche. Jarro en mano corríamos los primos a quitarnos la "espuma", Chemo, Víctor, Chalan, mis hermanos Reynaldo y Carlos que aun era menor. Para esto, la abuela Mela ya nos había despertado a las 5 de la mañana y habíamos vuelto cada uno con nuestra canasta de higos, o nuestro fardo de pasto para los cuyes y conejos o leña para la cocina, mientras mamá y la tía hacían hervir su ollon de leche, sancochaban papa y camote o choclo, tostaban la canchita y nos servían el desayuno mas opulento que hasta hoy lo recuerdo acompañado de sabroso queso fresco, otras con chicharones o "morcilla". Sacota marco mi infancia y mi adolescencia; sus lomas, quebradas, barrancos, su río, su paisaje y su aroma quedo grabada en mi mente y corazón para siempre.
Aun se puede apreciar la casa del abuelo Nicanor, el corralón alguna vez lleno de reses y caballos, los cercos de alfalfares. En la parte baja la zona de labranza, huertos y frutales. Más abajo corre el río que ofrecía camarones en abundancia. Después de más de treinta años aun queda la ilusión de que pronto estaremos por allí a recorrer tus caminitos, tus pampas, tus montes...
CAMINITO
Caminito que el tiempo ha borrado,
que juntos un día nos viste pasar,
he venido por última vez,
he venido a contarte mi mal.
Caminito que entonces estabas
bordado de trébol y juncos en flor,
una sombra ya pronto serás,
una sombra lo mismo que yo.
Desde que se fue
triste vivo yo,
caminito amigo,
yo también me voy.
Desde que se fue
nunca más volvió,
seguiré sus pasos,
caminito, adiós.
Caminito que todas las tardes
feliz recorrías cantando mi amor,
no le digas si vuelve a pasar
que mi llanto tu suelo regó.
Caminito cubierto de cardos,
la mano del tiempo tu huella borró;
yo a tu lado quisiera caer
y que el tiempo nos mate a los dos.

domingo, 20 de diciembre de 2015

GRACIAS...


Si, muchisimas gracias a todos los compañeros y amigos que se preocuparon al enterarse el resquebrajamiento de nuestra salud. Asimismo a mis hermanos, cuñados, sobrinos y demás familiares que sufrían en silencio el vía crisis que pasábamos. Un agradecimiento enorme a mi compañera de vida, que cargó con todo el peso de sacarme adelante y finalmente pudo lograrlo. Pero por encima de todo, Gracias a Dios por darme otra oportunidad. Finalmente fue Él quien hizo las cosas a través de los profesionales de la salud, poniendo la ciencia y la pericia en sus mentes y en sus manos.
Hoy en casita, aunque con corazón remendado, puedo disfrutar de los míos...

sábado, 5 de septiembre de 2015

RECUERDOS



Pocas veces la abuelita Mela viajaba a Lima, allí vivía su hija la tía Matea. Cuando ello ocurría se quedaba por semanas. El abuelo Nicanor quedaba a cargo de la chacra, mamá Juana y la tía Ube atendían en los quehaceres de la casa, y los menores teníamos la tarea de traer el agua de la acequia, la leña para el fogón y el pasto para los conejos y cuyes además de atender el ganado.
Había en la casa un viejo receptor de radio a pilas donde todos los domingos se oía el programa folclórico “El Sol en Los Andes” de Radio El Sol” donde los paisanos que ya vivían en la capital enviaban saludos y demás mensajes a sus familiares en provincias.

Todo transcurría normalmente hasta que un día alguien escucho el mensaje desde Lima comunicando que la abuela llegaba a Calapampa tal día. El encargo para ir a su encuentro y traerla a casa recayó en mi persona. El día señalado desde muy temprana la tarde, ensillaron mi caballo y también al borrico y a eso de las tres de la tarde salí de Sacota con rumbo a Calapampa la hacienda de don Isidro Márquez compadre del abuelo donde había trabajado en sus años mozos. Hasta allí llegaba la lechera camioneta Ford 350 que diariamente llevaba leche hacia Marcona y Acari saliendo a eso de las cinco de la mañana y retornaba a las siete a diez de la noche a más tardar.
El trayecto a Calapampa de unos quince a veinte kilómetros lo hice prácticamente en tres horas. Por esos tiempos, aun no existía la carretera que hay ahora, la trocha llegaba hasta cerca de la casa de don Napoleón Márquez en Bella Holanda, el camino era de herradura, y curva tras curva, sorteando lomas y quebradas, llegue a mi destino ya muy tarde, ya casi anochecía. En Calapampa vivían los compadres de mi abuelo don Mauro Calderón su esposa doña Celestina y familia. Me presente ante él y luego de unas cuantas preguntas que me hicieron me dieron alojamiento en su casa. Bueno, no precisamente en su casa, sino en el pampon que esta frente a su pequeña y vieja casita hecha de carrizo embadurnado de barro y que el tiempo había ya desgastado.
A la luz del mechero que se filtraba por las rendijas de la casa, desensille mi caballo y con la carona[1] del burro hice una cama donde me acosté a la espera de que llegara la lechera y en ella mi abuela Mela. Llegará a eso de las once, pensaba. La noche era oscura y larga y con el cansancio del viaje quede dormido profundamente. De pronto desperté sobresaltado, la luna brillaba plena, ya no pude dormir, en eso llegó la lechera, serían las doce de la noche, se había retrasado por una llanta que se había pinchado. Y no llego nadie, eran solo el chofer y su ayudante. No había llegado la abuela, de pronto todo se hizo silencio, solo se oían el croar de las ranas y chillar de los grillos y en el cielo la luna brillaba intensamente, alguna que otra estrella fugaz cruzaba el cielo estrellado, así estaba en mis pensamientos, ¿porque no llego la abuela? ¿Que habrá pasado?, ¿seguirá en Lima?, pensaba. Cuando de pronto, ¿Y mi caballo?, ¿y el burro?, reaccione rápidamente y corrí a ver dónde estaban, el caballo estaba a unos metros de donde lo ate. No estaba el burro, había roto las ataduras y simplemente se fue. No había nada que hacer, ensille nuevamente mi caballo y tome el camino de retorno a casa dejando al burro extraviado en Calapampa. No se cómo, pero cuando los perros ladraban sintiendo nuestra llegada, recién tome cuenta que había llegado a casa. Era recién las dos de la madrugada. Recién entonces tome cuenta del peligro a que me había expuesto, a los diez años de edad, bordear barrancos y acantilados, cruzar profundas quebradas y subir altas colinas era cosa de temer. Ya el abuelo en su charla cotidiana después de la cena, hablaba de los pumas que robaban los carneros, del atoc que se llevaba las gallinas y de los pishtacos que mataban a los despistados runas que osaban ir por caminos solitarios. En nada de eso pensé, solo quería llegar a casa. Mi madre presurosa salió a recibirme, me cobijo con una manta y me dio de beber té de membrillo bien caliente. Los perros el amigo y el amaro me saltaban de alegría, la pastora a un lado cuidaba sus cachorros.
Al día siguiente, muy de temprano, nuevamente partí a Calapampa ahora en busca de suki, el burrito extraviado. Pase de largo la entrada a la casa hacienda de Calapampa siguiendo por el camino. A ambos lados de la carretera crecían frondosos molles y sauces y tras ellos cercos de alfalfares a un lado y al otro un gran maizal que ya anunciaban hermosos choclos. Y del suki nada, miraba a un lado y a otro y nada, mas allá al fondo había un gran alfalfar que seguramente don Isidro Márquez reservaba para su ganado fino.
Aguzando la mirada solo veía grandes piedras blancas, así estaba un largo rato, pero… oh, había algo blanco que no cuadraba en el paisaje, era el lomo del burro que descansaba plácidamente después de haber llenado su panza. Las orejas lo vendió. Baje del caballo y lo ate a un árbol, no se vaya a escapar pensé y ahora tendré que buscar a burro y caballo. Sigilosamente subí la pirca y cruce el alfalfar, el fresco y verde pasto cubierto del roció de la mañana mojaba mi ropa, pero llegue hasta unos metros del burro. El condenado apenas noto mi presencia dio un salto y trato de correr, le lance el lazo al lomo y se detuvo. Había perdido, pero bien que se había comido un manjar. Sin que nadie lo notara, lo saque del cerco y enrumbamos el retorno a casa.



[1] Frazada o manta de abrigo. Pieza de suela o cuero que se coloca sobre el caballo debajo de la silla de montar, debajo del recado o basto.

sábado, 4 de febrero de 2012

DOMINGO DE PLAYA EN MARCONA

Marcona | Playa Los Leones (notese al fondo formaciones rocosas con la silueta de un elefante).

sábado, 24 de diciembre de 2011