jueves, 22 de septiembre de 2016

EL CAPITAN FERNANDO

El primo Fernando Ramírez Gutiérrez. Años sin verlo. Recuerdo que era el más entusiasta armando el equipo de futbol que representaría a Sacota frente a los combinados de Palca y San Luis de La Planta allá por los '60s. No por algo el tío Miguel lo había designado como el “capitán”. Para esto, el tío había traído de Lima un juego completo de chompas, pantalones, botines y medias deportivas. Y el primero que se la probó fue Fernando, camiseta roja encarnada como la sangre que recorre por las venas de cual cholo bravío, con franja blanca nívea como la nube que corona los andes, tal cual la selección peruana, en el pecho la tía Ube le había colocado las letras CDS “Club Defensor Sacota”. Linda época, cuando Sacota estaba en su apogeo. El cumpleaños de la abuela era el 31 de diciembre y para ello llegaban todos los tíos, tías con ellos los primos y demás familiares. La fiesta empezaba desde el 22 de diciembre y no terminaba sino hasta el 06 de enero del año siguiente. Para ello, no había mejor forma de agasajar a la abuela que brindándole el trofeo ganado en torneo relámpago de futbol. Tenemos que asegurar el partido murmuraba el primo, la tarde anterior a los encuentros nos reunió y nos dijo con viva voz ¡vamos a entrenar!. Y nos fuimos a “entrenar”. El “estadio” estaba en una ladera, casi a la falda del cerro. Cuando la pelota salía por la banda de occidente, los recogebolas teníamos que correr como doscientos metros para recogerlas"Tú, Diego por la punta derecha, Maxi atrás en la defensa yo al medio para apoyo”. Esa era la columna vertebral del equipo que luego fue completando con los hermanos Salvador y Felipe Treviño, Florencio Amau que más que peón fue como un hermano mayor y otros jóvenes vecinos de Sacota. No había que sobornar al árbitro para asegurar el triunfo, íbamos mas arriba, a la pachamama. La madre tierra nos daría el triunfo. Después de la pichanga, hicimos hoyos en ambos arcos y luego unos cuantos rezos, enterramos una bolsita de coca con un “cuarto de trago” y respectiva cajetilla de cigarros "inca". Ya oscureciendo la tarde volvíamos a casa, donde las tías habían preparado una suculenta “lawa” a base de “pito” que no era sino trigo tostado y molido con su respectiva “canca” carne deshidratada de alguna res que el abuelo había beneficiado. Bien cenado y bien cansado me fui a descansar. Estaba profundamente dormido cuando el estruendo de tres camaretazos me hizo saltar de mi tarima, el eco del estruendo se repetía en cada cerro y alcanzaba a varias leguas de distancia. Eran las doce de la noche y papá Florencio había esperado este momento para dar inicio a la serenata a la abuela Mela. El tío Miguel Gutiérrez con su violín y el tío Julio Muñoa -esposo de la tía Sebastiana- con su guitarra armaban tremenda fiesta. Al amanecer, prácticamente todos habían sucumbido al sueño. Y el partido, quien ganó?. Esa es historia para otro capítulo....

domingo, 4 de septiembre de 2016

SACOTA

Sacota (vista desde la banda)
SACOTA.- Ubicada a la rivera del río Yauca o Sangarara, a 60 Km desde Yauca en la provincia de Caravelí, a 800msnm, de clima cálido propicio para el desarrollo de la ganadería y la agricultura. Recuerdo la abundancia de higos, tunas, granadas, manzanas, membrillos, plátanos y otras frutas. Tierra generosa que nos daba a manos llenas el maíz, la papa y el camote en todas sus variedades, trigo, habas, pallares, zapallitos italianos, zapallo macre, zanahoria, cebolla y ajos, coles, coliflor y todas las verduras. Los campos se vestían de verdes alfalfares y las reses pastaban contentas para darnos al día siguiente su sabrosa y fresca leche. Jarro en mano corríamos los primos a quitarnos la "espuma", Chemo, Víctor, Chalan, mis hermanos Reynaldo y Carlos que aun era menor. Para esto, la abuela Mela ya nos había despertado a las 5 de la mañana y habíamos vuelto cada uno con nuestra canasta de higos, o nuestro fardo de pasto para los cuyes y conejos o leña para la cocina, mientras mamá y la tía hacían hervir su ollon de leche, sancochaban papa y camote o choclo, tostaban la canchita y nos servían el desayuno mas opulento que hasta hoy lo recuerdo acompañado de sabroso queso fresco, otras con chicharones o "morcilla". Sacota marco mi infancia y mi adolescencia; sus lomas, quebradas, barrancos, su río, su paisaje y su aroma quedo grabada en mi mente y corazón para siempre.
Aun se puede apreciar la casa del abuelo Nicanor, el corralón alguna vez lleno de reses y caballos, los cercos de alfalfares. En la parte baja la zona de labranza, huertos y frutales. Más abajo corre el río que ofrecía camarones en abundancia. Después de más de treinta años aun queda la ilusión de que pronto estaremos por allí a recorrer tus caminitos, tus pampas, tus montes...
CAMINITO
Caminito que el tiempo ha borrado,
que juntos un día nos viste pasar,
he venido por última vez,
he venido a contarte mi mal.
Caminito que entonces estabas
bordado de trébol y juncos en flor,
una sombra ya pronto serás,
una sombra lo mismo que yo.
Desde que se fue
triste vivo yo,
caminito amigo,
yo también me voy.
Desde que se fue
nunca más volvió,
seguiré sus pasos,
caminito, adiós.
Caminito que todas las tardes
feliz recorrías cantando mi amor,
no le digas si vuelve a pasar
que mi llanto tu suelo regó.
Caminito cubierto de cardos,
la mano del tiempo tu huella borró;
yo a tu lado quisiera caer
y que el tiempo nos mate a los dos.