domingo, 4 de septiembre de 2016

SACOTA

Sacota (vista desde la banda)
SACOTA.- Ubicada a la rivera del río Yauca o Sangarara, a 60 Km desde Yauca en la provincia de Caravelí, a 800msnm, de clima cálido propicio para el desarrollo de la ganadería y la agricultura. Recuerdo la abundancia de higos, tunas, granadas, manzanas, membrillos, plátanos y otras frutas. Tierra generosa que nos daba a manos llenas el maíz, la papa y el camote en todas sus variedades, trigo, habas, pallares, zapallitos italianos, zapallo macre, zanahoria, cebolla y ajos, coles, coliflor y todas las verduras. Los campos se vestían de verdes alfalfares y las reses pastaban contentas para darnos al día siguiente su sabrosa y fresca leche. Jarro en mano corríamos los primos a quitarnos la "espuma", Chemo, Víctor, Chalan, mis hermanos Reynaldo y Carlos que aun era menor. Para esto, la abuela Mela ya nos había despertado a las 5 de la mañana y habíamos vuelto cada uno con nuestra canasta de higos, o nuestro fardo de pasto para los cuyes y conejos o leña para la cocina, mientras mamá y la tía hacían hervir su ollon de leche, sancochaban papa y camote o choclo, tostaban la canchita y nos servían el desayuno mas opulento que hasta hoy lo recuerdo acompañado de sabroso queso fresco, otras con chicharones o "morcilla". Sacota marco mi infancia y mi adolescencia; sus lomas, quebradas, barrancos, su río, su paisaje y su aroma quedo grabada en mi mente y corazón para siempre.
Aun se puede apreciar la casa del abuelo Nicanor, el corralón alguna vez lleno de reses y caballos, los cercos de alfalfares. En la parte baja la zona de labranza, huertos y frutales. Más abajo corre el río que ofrecía camarones en abundancia. Después de más de treinta años aun queda la ilusión de que pronto estaremos por allí a recorrer tus caminitos, tus pampas, tus montes...
CAMINITO
Caminito que el tiempo ha borrado,
que juntos un día nos viste pasar,
he venido por última vez,
he venido a contarte mi mal.
Caminito que entonces estabas
bordado de trébol y juncos en flor,
una sombra ya pronto serás,
una sombra lo mismo que yo.
Desde que se fue
triste vivo yo,
caminito amigo,
yo también me voy.
Desde que se fue
nunca más volvió,
seguiré sus pasos,
caminito, adiós.
Caminito que todas las tardes
feliz recorrías cantando mi amor,
no le digas si vuelve a pasar
que mi llanto tu suelo regó.
Caminito cubierto de cardos,
la mano del tiempo tu huella borró;
yo a tu lado quisiera caer
y que el tiempo nos mate a los dos.

No hay comentarios: